¡… los barriletes llegaron al cielo! y con ellos nuestro agradecimiento a Dios

Veníamos trabajando duro y parejo para preparar la barrileteada del ese sábado: los muchachos armando y enseñando como se hace un barrilete. Hubo que conseguir cañas, kilómetros de piolín y diversos materiales (papeles y plásticos) para dejarlos listos. Pero los meteorólogos y otros expertos climáticos anunciaban un sábado con «lluvias varias». «Si sale lleve el paraguas», aconsejaban desde la pantalla de la tele.

El día amaneció muy nublado y húmedo. Pero a medida que avanzaba la mañana el sol empezó a asomar: ya para el mediodía brillaba a pleno y ni una señal de las temidas lluvias.

Fuimos encontrándonos en el parque y compartimos lo que teníamos: «fulbito», mate, papeles y témperas para pintar, música, «torta parrilla», por supuesto barrilletes… y la seguridad de que el amor de Dios nos acompaña siempre.

¿Amén? Amén.

Una respuesta a “¡… los barriletes llegaron al cielo! y con ellos nuestro agradecimiento a Dios”

  1. Ricky L. Gray dice:

    Fuimos encontrándonos en el parque y compartimos lo que teníamos: “fulbito”, mate, papeles y témperas para pintar, música, “torta parrilla”, por supuesto barrilletes… y la seguridad de que el amor de Dios nos acompaña siempre.

Deje una respuesta