En el Parque Saavedra

La Iglesia saludable sale y comparte la Buena noticia

La experiencia del taller de Evangelización compartido con el pastor Douglas Ruffle fue muy importante para los hermanos de la congregación “Cristo Rey”.El ministerio de salir a la calle, encontrarse con la gente y anunciar el Evangelio que ya veníamos haciendo cobró nuevos bríos/fuerzas y se plasmó en una nueva actividad al aire libre: el primer sábado de octubre (2) salimos al Parque Saavedra para celebrar el día de la Biblia y el inicio de la primavera.

A las 13 hs. niños, juveniles y jóvenes se fueron dando cita en el parque. Mientras esperaban que vayan llegando los demás hermanos de la Iglesia, se armó el picadito. Semanas anteriores los chicos fueron armando barriletes para remontar ese día. Por otro lado, pensando en la llegada de la primavera se preparó una gran tela mural para pintar entre todos los presentes que quisieran.  Los chicos corrían remontando barriletes, otros pintaban con hermosos colores el mural que tendimos entre dos árboles palmeras, había sándwiches y gaseosas para compartir, y a través de los micrófonos invitamos a todos los que quisieran pintar o remontar barriletes a que se integren sin temor.

Se armó  un pequeño escenario, con micrófonos y audio y la-fiesta-encuentro-culto fue comenzando.

Y así, conocidos y no conocidos nos fuimos encontrando. Después de un rato comenzaron las guitarras, repartimos cancioneros para los que se querían arrimar y el canto, alabanzas y gratitud a Dios fue surgiendo. Una pequeña obra de teatro daba razón de la esperanza que nos anima y finalmente el pastor dio un pequeño mensaje. Terminamos compartiendo el pan artesanal que hermanos y hermanas habían hecho y que nos hacía presente a Jesucristo, el pan de vida.

Alrededor del improvisado escenario había unas 120 personas, de la Iglesia e invitados. En el parque había más de mil que escucharon el mensaje. No sabemos cómo habrá obrado Dios. Sólo sabemos que en su nombre lo hemos hecho, que repartimos folletos que daban valor a la Biblia como fuente de vida, que muchas personas cantaron y que el nombre de Cristo fue anunciado.

Para la congregación fue de un valor enorme. Nuestra certeza es que saldremos tres veces en el año a predicar al Parque. Lo hemos disfrutado. Hermanos de otras congregaciones nos acompañaron y disfrutaron también. Dios nos bendijo con un día precioso por el espléndido sol, y el hermoso espíritu que reino entre los hermanos y los vecinos.

Juan Gattinoni

Pastor

Deje una respuesta